Bienvenidos

Este Blog se crea con la intención de compartir conocimientos, experiencias, vivencias y expectativas referentes a la practica de enfermería en los servicios de neonatologia.
A traves de estas nuevas herramientas que nos brinda la tecnología actual, queremos contribuir a la formación, divulgación y actualización de los conocimientos de quienes nos desempeñamos en la practica neonatal, fortaleciendo de esta manera nuestro accionar diario, sustentándolo con el fruto compartido de la experiencia y los avances científicos mas recientes.
Quedan pues invitados todos aquellos que quieran compartir sus conocimientos y experiencias.

martes, 12 de enero de 2010


Monitoreo del Recién Nacido 2.

Frecuencia Cardiaca:

En los neonatos sanos, la frecuencia cardiaca basal, esta relacionada con ciertos factores que deberán tenerse en cuenta para evitar considerarlos como anormales cuando en realidad responden a variaciones fisiológicas normales, estos pueden ser: edad gestacional, la edad postnatal, los periodos de sueño-vigilia, respuesta a estímulos, etc.

El control de la frecuencia cardiaca debe realizarse con auscultación estetoscopica, durante un minuto entero.

En los primeros minutos de vida de un bebe, nacido de termino, vigoroso, durante la transición a la vida extrauterina, hay una elevación rápida de la FC desde una media de 175 latidos por minuto (L/M), llegando a 180-190 L/M a los 2 minutos de vida. A partir de la primera media hora de vida comienza a descender a 160-170L/M.
Los prematuros sanos experimentan un patrón similar con unas FC un poco menores (160-170L/M) y con un descenso mas paulatino generalmente a partir de la 48hs de vida.

“En los RN de bajo peso para la edad gestacional las variaciones de la FC son similares a los de peso adecuado”.
 
Cabe aclarar que ciertas patologías como prematures, edad posnatal o distress respiratorio pueden alterar estos patrones.

La variabilidad de la frecuencia cardiaca.

De igual manera que la frecuencia cardiaca nos aporta información clínica valiosa de la clínica del paciente, también lo hace su variabilidad, tanto en RN sanos como críticamente enfermos.

El marcapasos que en condiciones normales determina el ritmo cardiaco, lo constituye el nódulo sinusal que a su vez responde al comando del sistema nervioso autónomo, dividido en dos componentes principales: El simpático (cardioacelerador) y el parasimpático (nervio vago) (cardioinhibidor).

El equilibrio resultante de la interacción de estos dos sistemas sobre el nódulo sinusal da como resultado la variabilidad de la FC latido a latido, a lago plazo.

La  variabilidad a corto plazo, esta determinada por las oscilaciones del tono vagal, esta produce aumentos o descensos transitorios en el ritmo cardiaco basal, estos se denominan “aceleraciones o desaceleraciones de la frecuencia cardiaca”.
Cuando estas variaciones (por encima o debajo) se mantienen en el tiempo, son llamadas taquicardia o bradicardia según corresponda.

La perdida o ausencia de la variabilidad de la frecuencia cardiaca, que se demoniza comúnmente como  frecuencia cardiaca fija, puede reflejar la existencia de un daño o la inmadurez del control del sistema nerviosos autónomo sobre el corazón. Cuando esto sucede los neonatos mantienen FC básales bajas (entre 90 y 120 L/M) que no varían con los estímulos que demandan mayor entrega de sangre a los tejidos (actividad, respuesta a procedimientos, llanto, etc.)  pueden constituir un signo de daño grave del sistema nervioso central estos pueden ser por ejemplo: hipoxia, isquemia, hemorragia grave o incluso muerte cerebral).
En un recién nacido de termino normal, la variabilidad de mejora con la edad posnatal, esto ocurre a raíz de la maduración y estabilización del control que ejerce el sistema nervioso central. En los bebes pretermino y mas aun en los que padecen síndrome de dificultad respiratorio, la variabilidad en la frecuencia cardiaca esta disminuida significativamente y su aumento se constituye un signo de recuperación.
Los recién nacidos con un peso inferior a 1000gr constituyen un grupo especial, se ha demostrado que en estos bebes con bajo peso para edad gestacional, la frecuencia cardiaca es bastante menor que la que presentan los de peso adecuado. Esto puede deberse a la mayor madurez del sistema nervioso autónomo o bien a la menor incidencia de ductus en recién nacidos prematuros con bajo peso al nacer.


Actuación de Enfermería:

 Fundamental:
Los controles deben registrarse minuciosamente, para poder actuar con rapidez ante cambios que sugieran una complicación en el estado general del paciente. Es importante comparar la frecuencia cardiaca auscultatoria y sus variaciones con los registros que nos proporcionan los monitores electrónicos.


  • Para comenzar se debe auscultar o palpar el latido apical (colocando la palma de la mano sobre el pecho)  para conocer la ubicación del corazón, en los RN normales este se encuentra en el cuarto espacio intercostal sobre la línea hemiclavicular izquierda.
  • Se evalúa con estetoscopio, durante un minuto completo: el ritmo, la frecuencia, y la regularidad del latido.
  • Se palpan, además, los pulsos periféricos (femorales, pedios y radiales) y se verifican la intensidad, el ritmo y la regularidad.
  • Se verifica la variabilidad de frecuencia cardiaca, observando si se producen aceleraciones con los estímulos o al realizar procedimientos de rutina.
  • Existen distintas causas de taquicardias o bradicardias neonatales estas pueden ser: fisiológicas, en respuesta a estímulos, por la acción de drogas o condiciones patológicas (hipoxia, hipertermia, anemia, deshidratación, etc.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada